Apertura de la XXXII Olimpiada Teresiana

16.06.2018

Por trigésimo segundo año consecutivo, el Colegio Teresiano de Las Palmas de Gran Canaria, nos ha sorprendido y emocionado una vez más con una inauguración llena de solemnidad,pompa y circunstancia. Repasemos como ha sido uno de los días más especiales del colegio.

El día empezó con una climatología que no parecía acompañar a la ocasión con nubes y alguna ráfaga de aire fría mañanero. Un profesor decía:-Esperemos que no llueva-.

La mañana desde el principio se presentaba prometedora con un patio repleto de vivos colores que representaban la variedad de preferencias. Una alumna de unos 14 años comentaba:-Los temas son muy diferentes y bonitos lo que nos hace pensar que somos muy originales a la hora de sorprender al público-.


El público al que hacía referencia no son ni más ni menos que los padres y madres que atraídos por la curiosidad y el orgullo que representa el observar tímidamente desde el tumulto de gente a tus hijos actuando y la alegría que da al ver lo bien que se lo pasan en una de las ocasiones más importantes para el colegio. Un padre orgulloso y feliz nos decía:-Soy padre de tres hijos y es la sexta vez que vengo y no sé cómo lo consiguen para cada año, sorprenderme de forma diferente y apasionada.

Tras la actuación de los más pequeños, que nos sacó una sonrisa de oreja a oreja,venía uno de los momentos más vibrantes de la mañana, el encendido de la antorcha olímpica,una antorcha que fué llevada por Ciudad Jardín. La alumna de 4º de la ESO, Carmen Suárez, terminó encendiendo el pebetero. El momento fué espectacular en todos los sentidos de la palabra con una felicidad colectiva sin límites.


Tras esto, varios alumnos de 4º ESO leyeron algunas frases que con toda seguridad reflejaban el ambiente, palabras como esfuerzo,valor y determinación nos llegaron a lo más profundo de nuestro interior.

Y ahora el momento que todos esperábamos, el momento en el que se anunció el comienzo del desfile, un desfile plagado de emociones,sonrisas y lágrimas.La marcha (Stars and Stripes Forerver de John Philip Sousa),el orden y la perfección que son unos de los muchos valores de nuestro colegio, caracterizan la solemnidad del momento.

Tras el izado de las banderas (Nacional, Canaria, Olímpica, Vaticana y Teresiana), se pronunció el juramento de manos de José Godoy, gran alumno del colegio y noble deportista, se cantó el himno en medio de un silencio y un respeto sepulcrales.

Después de 32 años de inauguraciones esta ha sido una muy especial ya que refleja la nobleza de la ocasión.

Firmado: Hugo Alonso Martínez. 3ºA-